El caso de la Peñita guapa es un caso donde la estrategia y la creatividad se unen a los medios y se genera un TODO de campaña que acaba impregnando a los consumidores de muchas y diferentes formas.

Mixta perdía seguidores, fans de la marca con las últimas dos campañas, y tocaba traer algo nuevo, un cambio de registro que desde el famoso pato Willix no había sucedido. Para ello, como no meter nuevos ingredientes en la coctelera. Cambio de formato de campaña tradicional o one shoot a branded content, cambio de estructura de medios, el peso al digital desde este alcanzar el resto, TV incluida, cambio de registro gráfico de imagen real, pasamos a animación y, para poner la guinda al pastel, un artista invitado, Joaquín Reyes que representaba de forma perfecta el tono de la marca.

Una serie de 8 capítulos, con miles de piezas de social media, con participación del target, un fan de Mixta fue dibujado y protagonizó el último capítulo, y eventos y encuentros con el Director Joaquín Reyes.

Un aire fresco a la marca que registró máximos históricos en relevancia, preferencia y engagement y que, sobretodo, situó de nuevo a Mixta en el lugar que le corresponde, como una lovebrand. Más de 4 millones de visualizaciones y miles de interacciones con la marca que la mantuvieron activa todo el año.